Mitología árabe

Tradiciones, mitos y personajes de la cultura árabe.

Los mengues

“¡Me cachis en los mengues!” Quizás haya escuchado esta expresión alguna vez, sobre todo si se es o se ha estado por la zona de Andalucía. Pero, ¿qué son los mengues? Si buscamos en el diccionario, solo podemos encontrarnos con que el singular (mengue) significa diablo, o más bien, demonio avieso. Pero esto no nos soluciona el de donde viene esta expresión. Vamos a averiguar más.

Origen de los mengues:

Mengue de la catedral de SalamancaOriginalmente el vocablo “mengue” viene del lenguaje caló, propio de los gitanos que penetraron en la península por la bahía de Cádiz (Al-andalus entonces) procedentes de África del norte. Es por eso por lo que la provincia española donde más se usa la palabra “mengues” es Cádiz, en donde son considerados especies de duendes aviesos que vuelan sobre las torres de los castillos y los tejados de las viviendas para colarse por las ventanas y rendijas para hacernos olvidar lo que teníamos que hacer. Podemos ver el uso de esta expresión en las chirigotas carnavalescas, teniendo como finalista del 2005 una canción llamada “El torreón de los mengues“.

Pero no sólo en Cádiz han hecho excepcional tradición los mengues. En la norteña provincia de Cantabria existen unos pequeños diablillos conocidos como los “caballones del diablo”, y poseen una fuerza hipnótica verdadermaente fuerte para entrar en los humanos y derrumbar sus fuerzas psíquicas que se asemejan mucho a los citados mengues.

Existe otro mito que cuenta que estas criaturas provienen del mundo antiguo y que al contactar con los humanos penetran en su mente y producen un caos mental de tal magnitud que podemos llegar a pensar que lo que conocemos no tiene sentido, incluso llegando a la locura. Por eso es imperativo no invocar a los mengues ni citarlos para nada, puesto que tienen un oido agudo y van a donde se les nombra.

Raices de los mengues:

Saliendo de la península ibérica posamos nuestros ojos hacia el Sur, concretamente hacia el África Negra desde el eje que va de Guinea Ecuatorial hasta Benin, donde estos pequeños diablillos toman el nombre de “Djin” y “Gul”.
GulEl Djin (pronunciado daiyín) es un demonio africano que habita en la atmósfera y se le conoce como Demonio del Desierto. Estos diablillos son muy aficionados al vino y a otras bebidas alcohólicas y siempre terminan borrachos mientras se apoderan de la mente de los famosos “poetas del vino” de la antiguedad africana y árabe.
Por otro lado el Gul es un demonio necrófigo africano de Guinea ecuatorial que procede de las antiguas leyendas orientales arábigas. Como el djin, también habita la atmósfera, pero este concretamente lo hace en los cementerios, donde penetra las tumbas y se alimenta de los cadáveres. El vocablo original de Gul es, en árabe, “Al-ghul” (demonio), que se tradujo por Algol en los famosos cuentos de Las mil y una noches. Estos gules están caracterizados como verdaderos zombies y ahora se han puesto de moda en numerosos cómics, animes y mangas donde practican el vampirismo.

Pero incluso podemos encontrar referencias a estos pequeños diablillos remontándonos a las primeras civilizaciones. En ellas se nombran a estas escurridizas criaturas aéreas que siempre andan sobrevolando los cielos buscando a su próxima víctima para sus travesuras.

Referencias fantásticas:

Como principal referencia a estas criaturas podemos encontrar al famoso escritor H.P. Lovecraft. Este los nombra en una de sus novelas en las que el protagonista es un poeta árabe del siglo VIII llamado Abdul al-Hazad. En sus viajes, visita ruinas perdidas como la de Babilonia y Menfis, interesándose especialmente en criaturas malignas y de como abrir las puertas para que estas viniesen a nuestro mundo. Para ello, redactó un libro en árabe llamado “Al Azif” que posteriormente sería traducido como el Necronomicón. Los mengues de este libro nacen de los rumores nocturnos que producen ciertos insectos y que se suponían eran el murmullo de esta clase de diablos.

 

Anuncios
Categorías: Mitología árabe | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: